viernes, 21 de abril de 2017

IMAGEN



                                                         Artista: Lita Cabellut




OH CAPITANA, MI CAPITANA

Te han negado el mando de la Nao,

la que trajiste a buen puerto

con tus manos hábiles.

Unas manos pequeñas, pero firmes.

Aquellas que asieron el timón

en la terrible tormenta,

cuando todos los demás,

se afanaban en atarse a los mástiles.



Oh Capitana, mi Capitana,

Corre hacia el puente,

olvida la tristeza.

Ningún otro consigue sacarla del puerto.

La Nave se niega a recibir más orden

que las de tus manos seguras.

Embarcas con la cabeza alta.

Saludas al mástil mayor.

Coges el timón con la derecha

mientras con la izquierda

te abrochas la casaca.

Miras a la tripulación y gritas:

!Izar la vela mayor!

!Sujetar la botavara!

Pones Proa a barlovento,

!Adelante, a toda vela!.


Lola Ruiz





A LA ESPERA DE LA SABIDURÍA
La chica gira levemente la cabeza, la inclina y cierra los ojos. No quiere recordar la melancolía que emanaba de su hermana pequeña esta mañana. Tampoco quiere apreciar la eficiencia con la que la señora ordenaba los comprobantes de la compra con tarjeta de crédito. Ni quiere ahondar en los llamativos colores que envuelven las arrugas del caballero embelesado con un jovencito.

No, no quiere observar nada de lo ocurrido a su alrededor durante esta mañana. Ni siquiera se fija en la casaca vintage que por motivos exclusivamente cromáticos le ha hecho ponerse la pintora. No. no mira nada, se reconcentra en sí misma.

Y así, abandonada a su suerte, aguarda la revelación de los dioses. Espera esa súbita iluminación que la hará partícipe de la melancolía de los adolescentes, de la eficiencia de un hogar administrado como una empresa y del deseo imposible de los ancianos.


Felipe Deucalión

viernes, 7 de abril de 2017

LOS GITANOS


LA MALA VENTURA
Revisaba los puestos del mercadillo a la búsqueda de un chándal, que me permitiera ir los fines de semana informal pero arreglado, y de ropa interior, que me había dicho la Merche que me hacía falta ¡Ay!, la Merche, la de dolores de cabeza que me causaba. Hacía años que no me dejaba ni abrazarla siquiera, decía que no le apetecía. Y lo más jodido es que cada día se la vía más hermosota, más exuberante. Vamos, que las tetas se le salían de los sostenes. Y, en cambio, yo cada vez estaba como más pansido, como chupado. Los amigos me decían que me lo hiciera mirar, que no era normal tener la cara que yo traía ¡Ay, si ellos supieran!, porque lo normal en estos casos es sospechar que te la está pegando, que por eso va ella tan esplendorosa por la vida y yo tan arrastrado.

Hacia el final del mercadillo encontré a una gitana que vendía bragas. Le pregunté si tenía calzoncillos. Me respondió, “no, pero si quieres te la digo, resalao”, y cogiéndome la mano me miró la palma. Se le puso cara de susto y dejó caer mi mano. Qué pasa, me voy a morir pronto, le pregunte. No, la salud la tienes mu bien, me dijo. Entonces es mi mujer, le dije yo. A ver, tu pregunta y yo te diré, me contestó. Vale, ¿mi mujer se acuesta con otro hombre? No, me respondió, tu mujer no se acuesta con ningún hombre ¿Seguro?, le insistí. Seguro, tu mujer no te pone los cuernos con ningún hombre, remachó ella. Aliviado con esa respuesta, no quise hacer más averiguaciones sobre mi señora y me fui del mercadillo.

Cuando unos meses después pillé a la Merche encamada con su amiga Rosario, me acordé de la gitana. La muy cabrona me había dicho la verdad, con palabras engañosas, pero me la había dicho.


Felipe Deucalión





ALMA GITANA
Alma gitana
alma gitana
que persigue los colores del viento
bailando a la luz de la luna,
contando las estrellas.

alma gitana
alma gitana
paseando por caminos
dejando atrás paisajes
el horizonte es tu bandera.

tantas veces temida
y tantas otras
incomprendida:
alma ancestral,
tejes tus propias
normas para saber
si todavía puedes
si todavía eres

alma gitana
no dejes
nunca
de compartir
un trocito de cada tierra.


Marta Albricias