viernes, 29 de abril de 2016

ELECCIONES




ELECCIONES
Hay momentos en la vida que no puedes tomar elección. Hoy por ejemplo no puedo elegir estar con vosotros. De la misma manera que mi amigo Jordi no pudo elegir quedarse conmigo y los que le queríamos... el infarto llegó y no pudo elegir que le ocurriese de aquí a 40 años.
Ante estas cosas que para la naturaleza son "pequeñas cosas cotidianas" es cuando nos damos realmente cuenta que para las cosas importantes no deberíamos dudar en tomar una elección... puesto que la vida no se elige, la muerte tampoco.


Lola Ruiz

viernes, 15 de abril de 2016

ZUMBA EN EL GERIÁTRICO



ZUMBA EN EL GERIÁTRICO
La directora de la residencia El Jardín de Matusalén sudaba sangre. Para sus adentros maldijo el momento en que incluyó la zumba en el programa de actividades de los ancianitos. Ya no sabía que más decirles, con ellos, y especialmente con ellas, era imposible razonar. Resultaba que tal y como planteaba la clase la monitora les parecía muy sosa, sin ninguna gracia, que ellos, y sobre todo ellas, habían visto en el You Tube que eso de la zumba incluía coreografías chulas y contoneos de caderas. Y que lo que ellos hacían era una tabla de gimnasia sueca, solo que con música.

Al precio que estaban las prótesis de cadera, les había argumentado la directora, qué querían, no se podía hacer otra cosa y se debían de conformar. Parecía que los viejetes, aunque fuera a regañadientes, se iban resignando casi todos, solo faltaba un pequeño conciliábulo de seis abuelitas. Entonces una de ellas, la Paqui, le preguntó a la directora que si tenía un puerto uesebé. La directora con aire de suficiencia les dijo que sí, pero que para qué querían ellas un puerto uesebé. Pa conectar mi móvil le respondió la Paqui y asina poder ver lo que es la zumba de verdad.

Los ancianitos miraron embelesados las imágenes del móvil de la Paqui y empezaron a idear una coreografía con los pasos que más les gustaban. La directora, por su parte, se fue a llamar al abogado con el objeto de establecer una estrategia legal con la que hacer frente a las demandas de los familiares por las roturas que se avecinaban.

Felipe Deucalion

viernes, 1 de abril de 2016

LAS LUCES DEL NORTE



LAS LUCES DEL NORTE
Hoy ha sido el primer día de Faissal en el cole de Barcelona. Es muy distinto al de Casablanca, allí él entendía lo que le decían y conocía a sus compañeros. Al principio ha ido bien, ha estado con una señorita que le hacía repetir unos sonidos y luego los ha relacionado con unas letras. Como Faissal sabe algo de francés, no le ha sido muy difícil, además la señorita era paciente y cariñosa con él. Pero luego lo han puesto en una clase a la que ha llegado un profesor muy serio, que a veces gritaba y se enfadaba. A Faissal le ha dado una hoja con unos dibujos y unas letras. Como no sabía qué hacer con la hoja, no ha hecho nada.

Lo peor ha sido a la hora del patio, se ha pasado todo el rato apoyado contra la pared viendo como los chicos jugaban al futbol. El resto de la mañana ha estado en la clase, mientras desfilaban por el aula profesores y profesoras que le ponían al lado de algún compañero para que le ayudara. Él ha copiado lo que hacía su compañero sin entender nada.
Al salir del cole, Faissal ha recogido a su hermano pequeño y se han ido a casa. Ha calentado la comida que su madre les ha dejado y han comido. Por la tarde han puesto la tele marroquí y a Faissal se le han saltado las lágrimas.

Felipe Deucalion